CELTIC FROST Y HELLHAMMER, UNA HISTORIA SIMULTANEA










Bienvenidos a uno de los caminos más seguros hacia la oscuridad, Dejaos llevar de la mano de estos tres guerreros que han vencido la luz por este ejército musical formado por tres guerreros celtas cuyas armas son las notas del metal: Tom G. Warrior, Reed St Mark y Dominic Steiner.

Y es que, si he de confesarles algo muy personal es que una de las bandas favoritas que tengo yo como rockero para sentarme a escuchar con calma es definitivamente Celtic Frost.

Esta banda sueca, formada hace más de 20 años, en el año 1984 aproximadamente, ha sido uno de los grandes antecedentes del Metal. Sus trabajos pueden ser incluídos fácilmente entre los mejores de los ochentas y desde su primer trabajo, el “Morbid Tales”, en 1984 ha descrestado a los metaleros de todo el mundo.

 





El gran momento de Celtic Frost se vio en sus primeros años, con el ya nombrado trabajo “Morbid Tales”, con el “Emperor´s Return”, el “To Mega Therion” y el “Into de Pandemonium”, todos son claves para entender el proceso que vivió el rock en su camino al Black Metal.

En 1988 la banda sacó un disco titulado “Cold Lake”, y la banda estaba conformada por: Oliver Amberg, Curt Victor Bryant, Thomas Gabriel, y Stephen Priestly. En 1990 sacó el álbum titulado “Vanity/Nemesis” y en el 92 Parched With Thirst Am I and Dying.

En 1998 sacó un compilado titulado Morbid Tales/Emperor s Return en el que se incluyen seis temas del „Apocaliptyc Rides“ de Hellhammer.

Martin Eric Ain, en el bajo, Stephen Priestly, en la batería y Thomas Gabriel Fischer, quien cantaba y tocaba la guitarra, fueron grandes al comenzar con esta legendaria agrupación escandinava. Reed St Mark, baterista que también formó parte de ésta cuando reemplazó a Stephen Priestly, hicieron de ésta una de las mejores bandas en Europa.
HELLHAMMER, A LA PAR DE CELTIC FROST
Como la más grande incursión en el Apocalipsis, fue en 1984 que Fischer creó la banda Hellhammer, que alterna con Celtic Frost y su carcacterística es un temor similar al de esta banda, y una demostró una maestría enorme y con esta banda realización de su obra en el Apocaliptyc Raids, una verdadera demostración de poder en sus guitarras, álbum que fue precedido de tres demos titulados “Death Fiend”, “Triunph of death” y “Stanic Rites”.

Las palabras con las que se puede definir gran parte del trabajo de Fischer son triunfo, muerte y masacre, que forman parte del ambiente que genera esta banda sueca.

Dos agrupaciones que, si usted se ha dejado llevar por su sinfonía, le permiten advertir tras una serie de similitudes, que detrás de las dos se esconde un mismo genio generando música. Aunque podría ser más largo mi relato sobre este paseo de oscuridad, creo que el único modo de entender a estas dos grandes bandas suecas, solo con la interpretación de la música de ellos usted podrá entender cuan grandes son.

 





A pesar de las múltiples reediciones de la música de estas dos bandas, adquirir sus trabajos no es tan fácil como parece, pues son muy limitadas y de verdad que vale la pena hacerse a éstos trabajos.

Así que déjese abrazar por la helada céltica de “Celtic Frost” o entre a formar parte del ejército del guerrero del Infierno “Hellhammer”. Pero por ninguna razón se pierda escuchar estas dos grandiosas bandas nórdicas.

Celtic Frost, una banda inspiró al Trash, al Death, y obviamente al Black Metal, y que debe ser escuchada con la mayor atención posible.