KRAKEN SELLÓ CON NOSTALGIA, HOMENAJES Y ROCK SU CONCIERTO EN NEW YORK


Por: Subterránica

 

En una sala de esas en donde nace el rock and roll, suficientemente pequeña como para que un concierto se convierta en una experiencia intima, la banda colombiana Kraken cerró su ciclo de conciertos en USA. 

 

Los asistentes, paradójicamente la mayoría de otras latitudes como Ecuador, Chile y Argentina se vieron envueltos en una presentación como pocas, diferente, llena de sentimientos encontrados por la ausencia de Elkin Ramírez.

 

La banda tenia preparado un repertorio que recorría cada uno de los éxitos grabados y también del último disco que el músico dejó antes de morir, fueron casi dos horas de una interpretación impecable por parte de los músicos y de voces que bien representaban al Titán, por una parte Andrés Arce, músico y empresario colombiano que ha estado llevando su voz en los conciertos de la banda y como invitado especial, Paul Gillman, veterano rockero venezolano amigo cercano de Ramírez que posee una voz y una trayectoria a la altura. Hay que recordar que Gillman fue vetado en Rock al Parque por su afiliación política.

 

Kraken está conformada por los músicos que acompañaron a Elkin Ramírez durante los quince últimos años y que forjaron a la banda como una de las leyendas del rock latinoamericano, alejados de la farándula y el mainstream, a pesar de que en sus inicios fue la radio quien los dio a conocer, eran tiempos diferentes y existía en los medios un poco de amor por lo propio, cambiaron los tiempos y la banda logró seguir adelante entre las sombras y mantener una carrera estable en donde aprovechaban los grandes festivales y giras autogestionadas para hacer apariciones maravillosas. 

 

Todo cambió con la muerte de Elkin Ramírez el año anterior y por eso el concierto se llenó de homenajes que le dieron aun más fuerza a la noche -El único vocalista que esta banda tendrá siempre se llama Elkin Ramírez- gritó Andrés Arce antes de entonar “Vestido de Cristal”, -esta es una canción que siempre cantábamos Elkin y yo por toda Latinoamérica cada vez que teníamos chance- Recordó Gillman mientras mostraba su camiseta con una foto del Titán estampada, todas estas frases mientras el público no dejaba de corear “Elkin, Elkin,Elkin” y logrando que muchos nos quebráramos cuando cantaron “Lenguaje de mi piel".

 

Algunos han criticado que la banda continúe tocando sin Ramírez, pero él sigue ahí, a través de su música y sus canciones y sería un pecado y una irresponsabilidad dejar en silencio esas palabras, dejarlas en los anaqueles de discos y en la memoria porque la música es lo importante, más allá de las personas, más allá de ese gran amigo de todos y monstruo del rock colombiana llamado Elkin Ramírez.