Kiss – Revenge


Por: Roger Ospina

 

Kiss – Revenge

Año: 1992

Duracion: 42:50

 

Inclemente

Este álbum es un punto a parte en la historia de Kiss. Es el último disco de la formación sin maquillaje antes de reunirse con los miembros originales para lanzar el apático “Psycho Circus” de 1998. Aquí simplemente abandonaron su vistosa ropa glamera, se vistieron de negro, afilaron sus guitarras y grabaron un álbum fuerte y rápido para iniciar una década en la que lamentablemente junto con “Carnival of Souls” de 1997 fue lo último realmente valioso que hicieron.

“Unholy”, la primera canción del álbum es una declaración de poder. Este es el primer álbum donde Gene Simmons toma la voz principal en el tema de apertura y el resultado es un comienzo brutal y sorprendente. Realmente profana.

Incluso Paul Stanley suena pesado descargando los trallazos, “Take it Off” con un excelente solo de guitarra y "Tough Love" plagada de eminentes riffs.

Vuelve Simmons con "Spit" pero esta vez haciendo un intercambio de voces con Stanley como en los viejos tiempos, algo que repiten en el siguiente corte, el himno “God gave Rock N ‘Roll To You II” cover de la banda Argent, que Kiss maximiza agregando un gran sentimiento en esta interpretación, lo cual se convirtió en una inspiración para quienes en esa época estábamos terminando la adolescencia.

Y para cerrar el lado B: “Domino” otra genialidad de Simmons no solo por su ritmo alicorado sino por esa gran letra y como si no fuera suficiente Bruce Kulick se manda otro solo de infarto.

El lado B inicia a ritmo de Hard Rock con "Heart of Chrome" que desemboca en "Thou Shalt Not" con la voz de Simmons a tope y una letra rebelde y pendenciera. Para bajar el ritmo llega la “balada” del album “Every Time I Look at You" con un tono algo oscuro a manos de Stanley. "Paralyzed" prende las alertas de nuevo haciéndonos mover los pies de principio a fin, posteriormente "I Just Wanna" con un juego de palabras, que bueno hacia honor al rock y glam de los 80s, pero en si una gran canción de Stanley. Para terminar el álbum y la reseña, hay que mencionar que en 1991 el baterista Eric Carr perdió su valiente batalla contra el cáncer, dejando a Kiss después de 10 años de trabajo juntos. A manera de homenaje incluyeron al final del álbum una canción instrumental magnifica llamada “Carr Jam 1981”que se suponía que debía aparecer en el álbum “The Elder” y que prueba el ensamble que logro este músico con la banda y lo buen baterista que era.

La agresión causada por la frustración de lidiar con tal tragedia también se manifiesta en este maravilloso álbum de Kiss que captura excelentes riffs de guitarra, bajos profundos, baterías atronadoras, solos de guitarra increíbles, voces y coros geniales y sobre todo, canciones muy pesadas en todo el sentido de la palabra. Un gloria de álbum!

No dejen de escuchar

El mencionado “Carnival of Souls” de 1997, que inicialmente era un Bootleg para fans y termino saliendo oficialmente al mercado. Allí la banda suena aun oscura, pesada y con algún guiño de Grunge. Grandioso.