EXODUS ATACÓ BOGOTÁ:


PODEROSO COMO EL TRUENO

Por: Javier Barrero
Exodus en Colombia. Excelente. La leyenda del thrash norteamericano tocó en Bogotá. La acompañaron Fury of Fire y Perpetual Witness. Martes 30 de octubre, un día poco común para un toque internacional. El recién remodelado Teatro Mogador, hoy Downtown Majestic, recibió a un poco más de mil thrashers que vinieron desde diferentes partes del país para sentir en vivo la descarga de los de San Francisco. No hubo inconvenientes para la entrada, todo estaba programado, nos acomodamos en el segundo piso, una panorámica completa del evento. A las 6.40 pm la banda Fury of Fire empezó a descargar su Thrash-Death como demonios. La batería del señor Sicard sonó demoledora, la guitarra y el bajo tuvieron inconvenientes de sonido exterior, poco se escuchaban, la voz, compacta. El grupo tocó casi media hora, en ese tiempo presentó parte de su nuevo material que será incluido en su álbum debut, que saldrá en poco tiempo. Perpetual Witness tocó durante media hora. Su heavy-thrash es impactante y muy original. Todos reconocimos la calidad de estas dos bandas nacionales con sonoros aplausos, pasaron casi 20 minutos para que los roadies y todo el equipo de producción del evento dejaran listo el escenario para los poderosos Exodus. Quedamos estupefactos al ver a estos cinco señores descargando, lo hicieron de una manera asesina: el clásico de todos los tiempos de Exodus: “Bonded by Blood”. Malditos. De ahí en adelante se apoderaron de todos. El pogo no se hizo esperar. La descarga fue atronadora, tema por tema, el grupo demostró con creces que está en plenitud de condiciones y con cuerda para rato. Rob Dukes, la voz nueva de la banda, es aplastante, así como su físico. De los temas que escuchamos, me quedo con “Metal Command” y “And Then There Were None” de la etapa dorada del grupo. Por supuesto que sonaron temas de la etapa más reciente, pero queríamos escuchar clásicos y los escuchamos. Casi dos horas de machacador thrash metal de la vieja escuela norteamericana tocó la leyenda. El sonido, las luces y la producción del evento en general, muy buenos. Agradecimientos especiales a Jacobo Zamudio y sus compañeros de Perpetual Witness por facilitarnos el trabajo.