¿FIESTA O GUERRA? (Editorial Jun 2007)


18 días al año están destinados a festivos. En un país que sufre los rigores de una violencia sin sentido (¿Cuál violencia lo tiene?), no podemos darnos el lujo de no hacer uso de ese tiempo. Un congresista hace unos años decidió presentar el proyecto que se convirtió luego en la recordada “Ley Emiliani”.

El descanso para el ser humano es más que una necesidad: es un deber de todos nosotros, sin embargo, el abuso de este degenera en una pereza física y mental nociva.

En los países desarrollados poco se piensa en el descanso más allá del tiempo que el cuerpo necesita para recuperar energías, incluso nuestros vecinos poco piensan en eso.

No se sabe si eso sea una posible causa de todos nuestros problemas. Puede que si, puede que no, lo cierto es que el tiempo es lo único que no se puede recuperar.

No es una diatriba, no es un regaño. Simplemente es una pequeña reflexión sobre el valor del tiempo. Casi siempre hace falta.