EDITORIAL OCTUBRE: HAMBRE CULTURAL Y UN GOBIERNO SIN PALABRA


Amigo lector, el tema que voy a tocar en el presente editorial tiene que ver con una realidad ya manifiesta hace miles de años para el pueblo latinoamericano y son los burgueses del Estado nación, que sin dudar pasan por encima de nuestro patrimonio más valioso que es la cultura. Unos cuantos "idiotas" que por no ceder a sus pretensiones de figuración, imagen y poder no piensan en el famoso actor que los eligió: el pueblo. Antes de ejecutar sus doctrinas y teorías pragmáticas que se quedaron en el cesto de la basura, al hacer parte de falsos programas políticos, se dedican a invertir la plata que recaudan por impuestos, en una guerra absurda de nunca acabar que deja día tras día, cientos de desplazados con los que también los caciques del poder se hacen los de la vista gorda.

No es posible que ante causas nobles que ayudan a enriquecer el conocimiento de nuestra gente como lo es el desarrollo de proyectos como un concierto sinfónico, se nieguen a apoyar al artista y no se den cuenta del compromiso que éste tiene con su público. Plata si hay para armas y proyectos políticos viciados por el consumismo. No la hay para el progreso cultural de un país que necesita crecer con el teatro, el cine, la poesía y la música. Siempre le toca a las personas, las bandas de rock y Metal, los cuenteros, los cineastas, los movimientos y empresarios independientes, etc., meterse la mano al bolsillo, sacrificar sus cuentas bancarias y bienes, para cumplir con su palabra porque infortunadamente el Gobierno no es honesto con el arte y siempre se queda en falsas promesas.

Ya es hora de abrir nuestra mente y no dejarnos meter más los dedos a la boca con la manipulación que ejercen los grupos económicos del Estado, al saturar la programación de televisión, con novelas de alto rating, realities, noticieros con imperios de manipulación y mentiras, que disfrazan una guerra sin sentido de nunca acabar, para apoyar lo que sí nos hace crecer que es la cultura.

El Fortín del caballero negro exalta a aquellos que todavía respetan sus valores y principios políticos, al querer salir de las nagûas de un Estado mediocre y corrupto, para que se pongan la mano en el corazón y vuelvan a darle la mano a los festivales de rock como Rock al Parque o perdón "Metal sin parque", con incentivos y el famoso presupuesto nacional bien repartido, cuya dirección debería ser el fomento del espacimiento y la sana diversión de la gente, con espectaculos públicos de alto nivel que permitan acabar con el hambre cultural, por obra y gracia de un gobierno sin palabra.

Por: Alejandro Barbosa Valderrama