Últimas noticias

LA SANTA INQUISICION


La Inquisición fue una institución judicial creada por el pontificado en la edad media, con la misión de localizar, procesar y sentenciar a las personas culpables de herejía. En la Iglesia primitiva la pena habitual por herejía era la excomunión. Con el reconocimiento del cristianismo como religión estatal en el siglo IV por los emperadores romanos, los herejes empezaron a ser considerados enemigos del Estado, sobre todo cuando habían provocado violencia y alteraciones del orden público. San Agustín aprobó con reservas la acción del Estado contra los herejes, aunque la Iglesia en general desaprobó la coacción y los castigos físicos.

Aunque en sus comienzos la Inquisición dedicó más atención a los albigenses y en menor grado a los valdenses, sus actividades se ampliaron a otros grupos heterodoxos, como la Hermandad, y más tarde a los llamados brujas y adivinos. Una vez que los albigenses estuvieron bajo control, la actividad de la Inquisición disminuyó, y a finales del siglo XIV y durante el siglo XV se supo poco de ella.
Sin embargo, a finales de la edad media los príncipes seculares utilizaron modelos represivos que respondían a los de la Inquisición.
Entre otros métodos represivos para castigar a los herejes se destacaron: la peregrinación, el suplicio público (la hoguera, cargar una cruz, etc).
También había penas severas como la prisión perpetua y cuando el reo era entregado por los inquisidores a las autoridades civiles por lo general se procedía a la ejecución de la persona.

Casos como el de Juana de Arco, una joven campesina de 19 años, fiel y piadosa rememoran esta práctica cruel pero aplicada sobre todo contra los enemigos de la fe y la religión. Ella llegó a ser considerada un símbolo para el pueblo francés, más cuando hizo parte del ejército que logró coronar a Carlos VII en Reims, pues según Juana "el Rey de los cielos me envió a ayudarte con esta misión".
Más adelante lideró el ejército francés que triunfó en Orleans para librar esta ciudad del poderío inglés.

Según cuenta la historia Juana tenía muy mala fama en Inglaterra y se le tachó "de un discípulo y espía del Maligno llamado la Doncella"; los cargos que se le imputaron tuvieron que ver con sus visiones futuras y mensajes divinos.

Esto no fue bien recibido en la Iglesia de aquel entonces y por ello el tribunal de la Santa Inquisición en el año de1 431 en el viejo mercado de Rouen terminó por enviarla a la hoguera. Una historia que también fue llevada al cine y es hoy en día tema de estudio para la historia y la literatura universal.

El grupo Mago de Oz en su canción "Fiesta Pagana" de FINISTERRA recuerda en uno de sus apartes esta cruel forma de castigo a la herejía. Si desea más detalles sobre esta banda podrá ingresar a su dirección en internet:

www.magodeoz.com