REENCARNACIÓN: EVOLUCIONANDO DESDE SUS RAÍCES


El filósofo, terapeuta, músico, ensayista, poeta y cualquier expresión artística existente, Víctor Raúl Jaramillo, más conocido como Piolín, incluyó este texto a manera de biografía en el librillo de su más reciente producción “Más Hombres, Menos Estatuas”. El Fortín lo incluye en PROFANOS para rendir tributo a una de las bandas que ha marcado el metal nacional con sello propio. Muchos grupos han seguido este sello…y no lo saben.

I

RENCARNACIÓN nace después de que la banda Profecía desapareciera, al menos públicamente. Víctor Raúl Jaramillo (Piolín), comienza a liderar el proyecto de una agrupación que estaría interviniendo el sonido del Metal, con composiciones que se habían estado llevando a cabo desde abril de 1984. En ese momento -1986-, un joven proyecto de guitarrista, Federico López (Habichuela), se mide a formar la banda con Piolín, donde estuvieron haciendo intentos junto a Petete (guitarra), El Sorpre (bajo) y dos o tres bateristas sin lograr nada aceptable. Era aprenderse los ritmos que ya se traían desde 1984 y arreglarlos hasta dar con un tema.

Federico se unió a otras personas luego y fundó la desaparecida y magnífica banda Ekrión. Tenían un buen baterista: “El Gato”. Luego de que Piolín montara su primer y definitivo tema que al comienzo se llamaba “Abortos”, le pidió a este callado muchacho que montaran el ahora llamado “Funeral del Norte” y otros temas que tenían listos. Los primeros trabajos que ahora conocemos, como “Armageddon” y “Reencarnación 888 Metal” que vienen desde el 84, vieron la luz en la pieza de ensayo de Luis Emilio.

El primer contacto de la banda (Piolín –guitarra- & El Gato –batería-) con el público, fue en un concierto con otras agrupaciones de la escena “Underground” de Medellín, como Blasfemia. Con Agresor y Profanación en la sede de la Acción Comunal de Castilla en 1987. Luego de otras dos o tres presentaciones REENCARNACIÓN graba su primer demo-tape “Dioses Muertos” con una gran aceptación en este mismo año y con las ya trajinadas influencias de Rush, Uriah Heep, Black Sabbath, Celtic Frost, Voivod, Slayer, Parabellum, Ratos de Porao, Rovsvett, Permanent Damage, Dead Kennedys, Black Flag, G.B.H., Bach y Stravinsky. En este trabajo se plasman temas que venían en el orden de un metal progresivo, con ritmos que involucraban de alguna manera el Punk y el Hardcore.

En febrero de 1988 entra nuevamente a estudios (Raymond Records) y graba rl primer larga duración del metal colombiano, llamado simplemente “Reencarnación”, donde se adicionó una guitarra clásica como atmósfera, interpretada por Ricardo Amaya (ex Profecía) y un violín protagónico ejecutado por el pequeño David Rivera (ahora líder de Tenebrarum).

En agosto del mismo año Piolín entra a estudio y protagonizando todos los instrumentos, graba un sencillo llamado “Acompáñame a la tumba”. A partir de este momento Reencarnación comienza una gira por varias ciudades del país, con la ayuda de varios músicos de distintas bandas como Ekhymosis y Némesis.

En 1989 graba su segundo demo-tape “Alucinógeno”, para este trabajo los integrantes estuvieron en un ejercicio de total alucinación. Los integrantes en ese momento eran: Piolín en la primera guitarra y voz, Marcelo Arroyave en la segunda guitarra, Juan Fernando Vélez (Comegato) en el bajo y Germán Villa (El Gato) en la batería. Luego de un concierto en el Campín de Bogotá, donde Reencarnación alternó con bandas como Ekhymosis, Amén, Darkness y la Pestilencia y un concierto en el parche del Poblado con I.R.A., B.S.N. y Desconcierto. Piolín comienza un proyecto en solitario llamado “Egipto”.

En 1994 Reencarnación graba de nuevo. En este caso se trata de un demo-tape llamado “Planeta Azul”, con Alejandro Gutiérrez (ex Némesis) en la batería y Jairo Restrepo (ex Presión) en el bajo. Con temas de aceptación como “Utopía”, “Convivencia” y un tema de la ya desaparecida Profecía llamado “Porquería material”. A lo largo de este período se habían hecho conciertos en Pereira, Cali, Bogotá y Medellín, coliseos, universidades, bares, terrazas, patios y salas de algunos amigos.

En 1995 se termina la grabación de “Egipto”, al que se unieron músicos ejemplares como Harold Uzuga (Tempus & Siglo XXI), asesinado mientras duraba la grabación y David Rivera en los violines, en la flauta traversa María Elena Mazo, en la voz soprano Clara Beatriz Jaramillo (Café Fusión y hermana de Piolín), Alfonso López en el saxo, Sandra Gómez en la lectura anglo y Federico López (Aterciopelados & Jardín Cósmico) en los teclados. La disquera independiente Lorito Records produce el proyecto en un cd, en 1996. Es un trabajo diferente que rompe con la percepción de los seguidores de la agrupación: ocho guitarras (tres eléctricas y cinco acústicas, voces guturales, lectura de poemas y un poema sonoro, además de los instrumentos antes mencionados). Una sinfonía maniaco-depresiva que para algunos es una obra póstuma de Víctor Raúl Jaramillo.

Piolín sigue componiendo, con una nueva alineación: Alejandro Gutiérrez (Batería) y César Diez (Bajo). Reencarnación ofrece una serie de conciertos de gran aceptación junto a bandas como Typhon y Tenebrarum. El último sería en Bogotá, y después de una separación por incapacidades médicas por un accidente de tránsito de regreso a Medellín y otras causas aún no precisadas, Reencarnación es conformada por otros músicos y con una característica sonora especial: tres guitarras (Dos acústicas y una eléctrica) y sólo con una estructura instrumental. Esta alineación sería: Víctor Raúl Jaramillo en la guitarra acústica líder, John Jairo Usme (Herpes) en la guitarra acústica rítmica y Carlos Andrés Cañas en la guitarra eléctrica. En el año 2000 graba su nuevo trabajo “Visiones Terrenales”, con la particularidad de los tres integrantes como compositores y arreglistas.

En el 2001 reintegra el sonido duro y agresivo con Germán Villa en la batería, Mauricio Valencia en el bajo y Víctor Raúl Jaramillo en la guitarra y voz. En esos momentos la agrupación estuvo rediseñando los antiguos temas y componiendo nuevo material para la nueva producción “Más Hombres, Menos Estatuas” que celebra los 20 años de la banda, y que se grabó el estudios El Pez a cargo de Jorge Ceballos, con el impulso de Román González (Gran Hermano) y el apoyo incondicional de personas como Federico López (Jardín Cósmico) y Alex Oquendo (Masacre) en mayo de 2004. Se grabó en live session durante 15 horas y los demás días fueron trabajo de mezcla y pasterización para un total de 60 horas.

La idea fundamental del cd es recoger la historia de la banda en sus 20 años y hacer un tributo a las influencias determinantes en su desarrollo. Por tanto, en “Más…” se podrán escuchar –y ver- sonidos que pasan desde el Metal Medalla hasta las dinámicas Punk, Hardcore, Metal e Industrial del underground mundial, hasta la música contemporánea y diferentes ritmos que se contextualizan sin negar algunos trabajos ya hechos en el orden de lo comercial, y así generar un mestizaje que libere la creatividad de los conceptos “Puros”.

Reencarnación agradece enormemente a las diferentes personas de todas las tendencias y disciplinas que la han apoyado en su duro trabajo de crear. Y anota con Rubén Darío, el gran poeta nicaragüense, tres decretos que no podrán olvidar los que de alguna manera trabajan a diario por abrir el Tercer Planeta hacia el futuro: primero: crear, segundo: crear, tercero: crear.

Por eso decimos: Gracias por estar a nuestro lado en este difícil acto de la vida, por cantar con nosotros el canto con que habitamos el mundo, mientras la violencia nos contamina con sus cadáveres, porque como dijo Jean Cocteau “Cantamos para darnos valor en la oscuridad”.