SUEÑOS


“Somos un poco más nosotros mismos durante el sueño; El sopor del cuerpo no parece sino que sea el despertar del alma. Representa la ligazón de los sentidos, pero también la libertad de la razón; Nuestras concepciones, al despertar, no alcanzan a las fantasías de nuestro sueño”. (Thomas Browne).

El sueño, pero en especial los sueños han cautivado a la humanidad queriendo ver en ellos la expresión del alma, la manifestación de una memoria cósmica, la posibilidad de ver el futuro y asegurar su vida, entre otras cosas, como por ejemplo el famoso sueño premonitorio de de Calpurnia la esposa de Julio César, quien antes del asesinato sueña con una estrella cayéndose de la bóveda celeste, lo que al igual que otras situaciones que se presentan en el sueño, plantean un sinfín de inquietudes y a su vez respuestas esbozadas en textos para la interpretación de los sueños y por otro lado un análisis científico por medio de la medición de la actividad cerebral durante el sueño referido en ondas. Así primeramente tocaré el tratamiento médico y científico que se le da al sueño y los sueños, para luego, inspeccionar la parte sicológica y hasta metafísica.

A comienzos del siglo XX gracias a estudios con plantas se pudo establecer que todo ser vivo mantiene ciclos de sueño y vigilia sincronizados con los períodos luz-oscuridad, pero sin embargo tiempo después el mismo experimento realizado con humanos y con las plantas nuevamente arrojan un resultado complementario a lo que ya se sabía, y es que todo ser vivo incluyendo a los humanos, no solamente es dependiente del ciclo luz-oscuridad sino que además posee su propio ciclo biológico el cual varía y puede sobrepasar las 24 horas. En el humano esto varía dependiendo del estadio donde se encuentre de su vida, por ejemplo, existen tres tipos de ciclos: El polifásico, el bifásico y el monofásico; Siendo que en el polifásico se presentan múltiples períodos de sueño y vigilia que generalmente se observa en bebes y ancianos; El bifásico es muy común ya que se presenta dependiendo de la cultura y consiste en dos períodos de sueño, siendo el primero nocturno y el segundo es la famosa “siestica”; El monofásico es el más común y es el que consta de un solo período de sueño y de vigilia.

Cuando dormimos fisiológicamente lo que ocurre es un cambio de onda o cambio de actividad eléctrica cerebral, apareciendo dos momentos principales que son conocidos como el estado REM (rapid eye movement), y el no-REM, los cuales fueron descritos hacia 1953 por medio de encefalogramas durante el sueño, además que cuando nos encontramos en REM, es decir soñando, nuestros ojos están en movimiento por asociación con la corteza cerebral la cual ha incrementado su funcionamiento en especial la corteza visual en el lóbulo occipital que es de donde provienen las imágenes que aparecen en el sueño. Durante el no-REM no hay movimientos oculares, ocupa el 80% del tiempo de sueño, además se divide en 4 estadios, de los cuales los dos primeros ocupan un 60% del sueño total y corresponde al sueño superficial en el cual la persona se puede despertar fácilmente; Los dos segundos estadios corresponden al sueño profundo que se presenta en la primera mitad de la noche, y es en este punto donde se cambia de onda y se pasa a una onda delta y por eso lo llaman sueño delta, siendo de gran importancia porque es en este estadio donde se descansa, mas en el superficial no.

El REM representa el 20% del sueño total y se presenta una gama de fenómenos físicos que lo caracterizan como: Movimientos oculares, erección del pene y el clítoris, aumento de la secreción vaginal, es el estado en el que se produce la síntesis de proteínas para el cerebro, se garantiza la madurez del tejido nervioso en el crecimiento, se dobla la actividad metabólica del cerebro además de la integración de la gran actividad cortical; Este estado funciona igual para todas las especies animales, aunque en el humano aumenta cuando hay más actividad intelectual. El REM generalmente aparece cada 90 minutos y cada vez en períodos más largos, aunque generalmente su pico se presenta en la madrugada que es en donde generalmente habitan las pesadillas. Generalmente cuando una persona se despierta en medio de la fase REM o inmediatamente pasada esta se acuerda plenamente del sueño tenido, de lo contrario si se despierta en otra fase podría acordarse si al despertarse es en lo primero que piensa como producto de una previa autoprogramación, y si viene otro pensamiento a la mente pues sencillamente se perderá.

Normalmente se sueña en una noche de 4 a 6 veces y si se dejase de dormir por una noche el sueño profundo y el REM se acumulan convirtiendo la siguiente estación de sueño en una estación muy pesada, además que tanto hombres como mujeres poseen un riesgo de muerte prematura dependiendo de los hábitos de sueño representados en horas, como en el caso de las mujeres se corre riesgo si duerme menos de 5 horas y más de 10 horas; En los hombres si duerme menos de 4 horas y media, y más de 9 horas.

Un dato curioso para remembrar antes de entrar con la significancia sicológica y humanística de los sueños, es que el humano sueña de una manera bihemisférica , es decir, que todo su cuerpo y cerebro se disponen al descanso y sueño, mientras que algunos animales como las ballenas y algunas especies de aves presentan sueño de manera unihemisférica, y es por eso que se puede observar a un pato con un ojo abierto y el otro cerrado.

La posible explicación del origen y por qué de los sueños han dado para la literatura, el cine, etc, pero formalmente se barajan muchas posibilidades, algunas muy aceptadas otras muy sacadas de ciencia ficción pero igual seguimos en el camino del descubrir y el conocimiento y como en todo, no hay última palabra. Sigmund Freud postula que los sueños están hechos de todos nuestros deseos e incluso represiones, cuestiones que no se manifiestan por algún motivo en la vida conciente, y ya en los sueños se presenta una liberalidad y sale todo a flote. Por otro lado se plantea el manejo de la memoria conciente en donde todas nuestras experiencias, conocimientos, sexualidad se barajan y se mezclan creando nuevas situaciones, paisajes, sensaciones, etc, lo que de hecho es estupendamente bueno porque nos desarrolla la inteligencia y creatividad. Hablando de memoria, también se contempla una posible memoria no física, es decir psíquica lo que representaría las experiencias de otras vidas, otro cuerpo, otro tiempo, otro espacio pero siempre la misma esencia o el mismo ser. Ya adentrados en lo metafísico me permito evocar a un famoso científico de mediados del siglo XX llamado R. Sheeldrake, quien plantea un mundo Onírico, es decir, un universo más allá del propio individuo fragmentado en dimensiones superiores, como un mundo astral en donde el sueño no es un sueño, sino un viaje astral, y ¿por qué no?, en cuanto a esto hay muchos escépticos pero sin embargo en el campo de la física y en el conocimiento de la naturaleza estamos muy limitados y sujetos a cambios continuos, lo cual nos debería abrir la mente para ver más allá y poder progresar. Es así que según este postulado y complementándolo, cuando soñamos existe la posibilidad de visitar lugares mágicos que en verdad existen solo que por ahora únicamente podemos llegar a ellos por medio de un viaje astral, en donde también nos encontramos con otros conocidos o por conocer, y tal vez de allí el: “yo te conozco de antes o de algún lugar, pero no me acuerdo”. Físicamente este viaje astral podría estar representado en ondas electromagnéticas, o en algún otro tipo de energía que tiene la capacidad de moverse libremente entre la naturaleza circundante conocida y oculta, así todo es cuestión de entendimiento y avance para el cual llegará su momento de explicación y comprobación.

Otro tipo de interpretación son los sueños de tipo premonitorio, los cuales se basan en una simbología muy amplia que generalmente varía de persona a persona, lo cual arroja unos significados para su interpretación, lo cual no ha sido ampliamente comprobado y comúnmente corresponden a la casualidad y la sugestión del sujeto que sueña, lo somatiza y por lo tanto se puede convertir en realidad. Ahora que nos acercamos a la sugestión encontramos los sueños autoinducidos que de cierta manera pueden ser benéficos para la persona ya que técnicamente cada persona puede soñar con lo que quiera pero con un debido entrenamiento mental; Así mismo se presentan sueños autoinducidos sin proponérselo debido a situaciones de estrés, ansiedad, miedo, etc, como por ejemplo en la antigua cultura Greco-Latina todos los enfermos acudían al templo de Esculapio, el cual estaba lleno de decoración alusiva al aliviamiento de los males, los enfermos tendrían que dormir allí y entre sueños Esculapio los visitaría como él o como una serpiente y los sanaría o les diría que hacer.

Por último durante el estado se sueño se pueden presentar muchas influencias fisio-patológicas como un estado de enfermedad, o influencias sensitivas externas como sonidos que adquieren su propia identidad dentro del sueño, así también la temperatura, las sensaciones físicas como el tacto de alguien, entre otros.

A parte de todo lo anterior de lo más importante es que cada uno de ustedes descanse lo debido, disfruten sus sueños y reflexionen a todo momento sobre su actuar y pensar porque hay que luchar contra nuestros fantasmas.

IVANHOE

Comentarios a página principal www.fortincn.tk o a ivanhoe11@hotmail.com