Hirax en Colombia por segunda vez: THRASH HASTA MORIR…


Fotos y texto: Javier Barrero.


El vuelo procedente de Los Angeles estaba programado para aterrizar a las 6.30 de la mañana. Lo hizo a las 6.45, eso en Colombia se considera puntual. Este vuelo era especial, en él venían los cinco músicos de Hirax y Anne, la esposa de Katon y mánager del grupo. Tan pronto la organización los recogió, se dirigieron al hotel para acomodarse y preparar la rueda de prensa, programada para el mismo viernes 5 de junio a las 11 de la mañana.
Como era natural, los seis llegaron cansados. Durmieron mientras el salón de eventos del hotel era adecuado para la charla con la banda. Tanto Katon como Anne, Lance, Steve, Glen y Jorge despertaron casi al medio día. Un almuerzo liviano e inmediatamente a cumplir compromisos, primero con la prensa, después con los patrocinadores.
Katon W de Pena es un personaje singular. Siempre se muestra atento, tranquilo, listo a colaborar. Se nota el bagaje que ha ganado a través de 25 años de estar en la carretera con Hirax.

PRIMER CONTACTO…


La rueda de prensa empezó pasado el medio día. En calidad de coordinador, hice una breve presentación del grupo y empezaron las preguntas. Katon tomó la vocería del grupo, aunque Jorge, el baterista, también habló, pues como argentino que es, entendía lo que se estaba hablando. Un poco más de una hora duró el evento. Al final, fotos y firma de autógrafos. Pasaban las 2 de la tarde cuando salimos rumbo al sitio del concierto para que el grupo lo conociera y para cuadrar el sonido. Las bandas nacionales también llegaron para hacer lo mismo. Luego, el almuerzo. Esta vez lo hicieron en un restaurante auto-servicio. Comieron carne, ensalada, pescado y pollo. De nuevo en el sitio del toque. Jorge desarmó la batería, le hizo unos pequeños ajustes, Katon probó el sonido, todo bien. Salimos a las 7 de la noche. Íbamos para las tiendas musicales a que el grupo firmará autógrafos. Llovía, además los viernes sobre la séptima se hace el septimazo, nada de carros desde las 5 hasta las 8 pm. Decidimos visitar las tiendas a pié, a pesar de la pertinaz lluvia, la actitud del grupo fue muy buena. Finalizadas las visitas, fuimos a cumplir un compromiso con un patrocinador a un bar. Al llegar, nadie pareció notar la presencia del grupo, fue sólo hasta que un fan lo hizo y los demás clientes del bar se abalanzaron sobre ellos para los autógrafos y las fotos. La noticia se corrió por los demás bares y en menos de dos minutos el grupo estaba rodeado de muchos seguidores. Permanecimos ahí media hora, ya eran las 11 y debíamos estar en el club. Cuando llegamos ya Neurosis había terminado su presentación.
La entrada al camerino duró una eternidad, el público quería tomarle fotos a Katon y no dejaba que entrara a prepararse para el show. Después de unos minutos por fin entramos al camerino. Como ha sido costumbre para las presentaciones en vivo, Katon utiliza unas botas punteras y el chaleco mitad negro, mitad plateado. Es su marca registrada.

COMIENZAN LAS DESCARGAS…

Pasaba la media noche cuando el grupo empezó a descargar. Los asistentes literalmente enloquecieron. Un toque de Hirax es una mezcla de excelente música, grandes músicos y además, una actitud espectacular. Los cinco músicos sobre la tarima se entregan totalmente al público. Katon embruja con sus palabras y sus miradas. Musicalmente, nada que reprochar, es Thrash 100% de la vieja escuela. Casi dos horas duró el show. Los 400 thrashers salieron más que satisfechos. Ahora, para el hotel a descansar, después de todo, fue una jornada agotadora para todos, sobre todo para el grupo.
A las 11 de la mañana pasamos a recoger al grupo. Katon, Anne y los músicos, tenían otra cara. Habían descansado. Mientras todos se terminaban de arreglar, dieron las 12.30 pm. Katon el día anterior me había dicho que se había comunicado con Gorka Alegre, bajista de Barón Rojo y que le gustaría encontrarse con él personalmente para saludarlo. Dura tarea. Barón Rojo tocaba el sábado muy cerca. Escogimos un restaurante de comida típica colombiana. Casi todos pidieron pollo, Jorge pidió carne. Pedimos porciones de aguacate, Katon quedó encantado con la fruta. No la conocía. Luego, tras una serie de contactos con la organización del concierto de Barón Rojo, entramos al sitio, Barón estaba cuadrando sonido. Media hora después Katon y los muchachos saludaron a Gorka y a Rafa, los hermanos De Castro, salieron rápidamente para la van y no dieron tiempo de saludarlos.
Yo tenía un compromiso con el concierto de Barón Rojo. Hirax fue al sitio del concierto para cuadrar unos pequeños detalles que hacían falta. Mientras yo disfrutaba con Kronos y Barón Rojo en vivo, de nuevo los thrashers tenían cita con el grupo. Esta vez no fue tanta gente. Un poco menos de la mitad de los que fueron el día anterior. Llegué a las 11, tan pronto se acabó el toque de los españoles. Hirax acababa de empezar su presentación. Esta vez si teníamos algo de afán, salíamos para Bucaramanga. El bus llegó a la 1 de la mañana al hotel para recogernos. De nuevo los fans no dejaron que el grupo saliera pronto. Teníamos que recoger a Neurosis a las 2 de la mañana en la autopista norte. Salimos pasadas las 2 del hotel, recogimos a Neurosis y salimos para Bucaramanga. Eran más de las 3 de la mañana.

RUMBO A TIERRAS SANTANDEREANAS…

Un viaje tranquilo. A las 10.30 de la mañana paramos en Chiflas, un sitio turístico de Santander a poco menos de dos horas de Bucaramanga. Mucha fruta comió el grupo, los demás, el típico desayuno: Huevos, arepa y café. Queríamos detenernos en el Parque Nacional del Chicamocha (Panachi), para que pudieran ver la impresionante vista de ese valle, por cuestiones de tiempo no lo pudimos hacer. Llegamos a Bucaramanga a la 1.30 pm, directamente al sitio del toque. A los grupos les gustó, tanto a Neurosis como a Hirax, tuvimos que cambiar de transporte porque la buseta en la que viajamos tuvo un percance mecánico.
Luego nos fuimos para el hotel. Estábamos agotados. Hirax se fue para un hotel y Neurosis y parte de la organización para otro. Descansé hasta las 6. Salí para el concierto, ya habían tocado Perjurio y Mad Throng. Lastimosamente el público santandereano no respondió como se esperaba. Apenas 100 personas fueron al toque, sin embargo, eso no fue obstáculo para que de nuevo el grupo se entregara a los fans y diera un gran espectáculo.
Salimos para el hotel. Al día siguiente, a descansar. En la tarde fuimos con el grupo a Headbangers Metal Store, la tienda del organizador. Allí llegaron algunos fans, a tomarse fotos con el grupo. El equipo de logística trajo unas hormigas culonas, plato típico de esta región, Katon y Anne, sorprendidos con los animales, los probaron con cierto recelo, sin embargo, les encantó el sabor. Lo mismo a los demás Hirax. En la noche fuimos a comer algo liviano, nos esperaba el viaje de regreso a Bogotá. Salimos a media noche. Llegamos el martes a las 8 de la mañana a la capital. La buseta me dejó relativamente cerca de mi apartamento. El vuelo para Los Angeles era a las 2 de la tarde.
Los organizadores acompañaron al grupo hasta que salió el avión para Los Angeles. Todo el grupo, sin excepción, quedó encantado con Colombia, con su gente, con la comida, con la organización. Volverán pronto. Lo aseguro. Fueron cuatro días en compañía de un grupo que ha marcado el camino de muchas bandas y que, pese a eso, tiene un carisma, una actitud y una sencillez que muy pocos grupos tienen.
La organización, cumplió con todo. A las bandas nacionales Neurosis, Witchtrap, Ursus, Darkness, Victimized, Sobibor, Perpetual Witness, Perjurio y Mad Throng, mil gracias. Tocaron como siempre, muy bien.

Repertorio de Hirax en la gira colombiana:
(INTRO) - El Dia de los Muertos
100,000 Strong
Lucifer’s Infierno
Blind Faith
The New Age of Terror
Chaos and Brutality
Hate, Fear and Power
El Rostro de la Muerte
Hostile Territory
Destroy
Broken Neck
Bombs of Death
El Diablo Negro
Barrage of Noise
Walk With Death
The Plague
Mouth Sewn Shut
(ENCORE) Assassins of War
Unleash the Dogs of War
Killswitch