Omen y Strike Master descargaron en Bogotá: LA VIEJA ESCUELA DEL METAL NUNCA MORIRÁ


Así muchos lo quieran hacer creer…

Por: Javier Barrero
Fotos: Carolina Ocampo.

Pasaron muchos años para que pudiera ver a Omen en vivo. Recuerdo haber escuchado de ellos “Ruby Eyes” y “Teeth of the Hydra”. Ambos temas hacían parte de unas recopilas que sacó el gran sello mesiánico del metal de los 80’s: Metal Blade Records. Se llamaron The Best of Metal Blade…varios volúmenes alcanzaron a prensar.
Durante esta gira latinoamericana que duró cerca de dos meses los acompañó la banda de Thrash mexicana Strike Master. En Bogotá también compartieron tarima Fénix Letal, Metal Destroyer de Bucaramanga, Overeaction y Uberhegen. Todas ellas enmarcadas en la escuela del metal ochentero.
Pasaban las siete de la noche cuando Fénix Letal abrió el concierto. Lo digo porque lo supe gracias a terceros, pues llegué al sitio del toque cuando la segunda banda estaba cuadrando sonido, era Overeaction. Lo de ellos es Thrash puro, sin mayores complicaciones. Metal Destroyer presentó un set variado, sin embargo, parece que tocaron más versiones de las que debieron tocar. En fin, Thrash y más Thrash. En Uberhegen se nota el trabajo y la disciplina a la hora de hacer música. Es Thrash más técnico, más elaborado.
El turno era para los hermanos mexicanos. Una banda de la cual no se tenían mayores referencias, dada su corta vida musical. Sin embargo, los tres manitos sobre el escenario tocaron muy bien como lo haría una banda veterana y en cuestión de dos o tres temas ya tenía al público totalmente conectado a su voltaje. Durante su presentación el trío no escondió la emoción de estar en Colombia. La verdad es que quienes estábamos allá, fuimos a ver a Omen.
Desde que Steve Wittig (Baterista) y Kenny Powell (Guitarrista) crearon Omen a principios de los 80’s, han cambiado de bajista y vocalista muchas veces. Con todo y eso, Powell continúa con la misma energía y el carisma de hace más de 20 años y Wittig responde de igual manera.
Quedé con la duda del vocalista, por el español fluido que hablaba pude notar que era latino, parece que puertorriqueño, pero canta bastante bien, tal vez el quinto o sexto cantante que ha pasado por Omen.
El set list no tuvo mayores sorpresas. “Battle Cry”, “Prince of Darkness” y, para mí, el mejor tema del grupo “Ruby Eyes” más otra serie de canciones nos recordaron que el metal de los 80’s sin duda alguna es el mejor. Lo apuesto. Así muchos digan lo contrario.
La organización, a cargo de Félix, Tommy y Fausto, sin ningún problema. El sonido, sin inconvenientes. Queda la duda que poco a poco se está convirtiendo en una constante ¿Por qué la gente no va a los conciertos? Lastimosamente la asistencia no correspondió a la grandeza de la banda que tuvimos el honor de ver y escuchar.