LA SALUD DE LOS GUITARRISTAS


Por: Pamela Ospina / Baterista y Docente. La semana pasada nos encontrábamos reflexionando acerca del aporte que puede hacer la música a la salud. Esto me llevó a pensar un poco en la salud de los músicos. Muchos no lo saben pero los músicos sufren de múltiples riesgos a la hora de ejecutar sus instrumentos, desde baquetas voladoras a tendones agonizantes. En este artículo tocaremos el tema de las enfermedades producidas por la ejecución de la guitarra, uno de los instrumentos más populares de nuestro medio. La mayoría de los guitarristas ignora que puede enfermarse por tocar la guitarra. Esta falta de conciencia puede tener graves consecuencias, pues las enfermedades que se producen por lesiones muy pequeñas y acumulativas (enfermedades por sobre uso) pueden perturbar de tal modo la práctica del instrumento que el guitarrista puede llegar a abandonar su carrera musical.

Muchos músicos experimentan dolores leves o molestias que pueden parecerles sin importancia y los obvian ante la necesidad de continuar sus ejercicios y rutina diaria. Los compromisos profesionales desvían la atención de estos puntos que pueden ser decisivos para continuar con sus carreras, además, en muchos casos pueden ser negligentes debido a terquedad, negación, temor al ridículo o a tener un problema significativo. Múltiples razones imposibles de enumerar en su totalidad pueden contribuir a que estas lesiones progresen.

Para este texto considero indispensable una segunda opinión, así que acudimos a las palabras de un médico experto. El Doctor Carlos Rubén Gómez nos comenta en un artículo acerca de este delicado tema que cuando al fin el guitarrista consulta a un médico, lo más común es que, si éste desconoce la existencia de estas enfermedades, no sepa qué está pasando, le de reposo, un calmante y basta. Pero esto no soluciona el problema.

Esto lleva a muchos músicos a acudir a medicinas alternativas (curanderos, etc) con lo cual la enfermedad continúa, hasta hacerse irreversible.

¿Que debemos hacer? Lo primero es, por supuesto, ser concientes de la existencia de dichas enfermedades. Ante los primeros síntomas consultar con médicos que sepan atender el problema, los recién llamados “médicos del arte”, que en general, atendido a tiempo puede ser reversible y de poca monta.

Hay que tener en cuenta que estas enfermedades generalmente atacan las mismas locaciones. Las partes del cuerpo más afectadas son los miembros superiores (hombros, brazos, antebrazos, mano y dedos). Las lesiones son producidas por el uso excesivo de las manos, que provoca el roce de los tendones y dichos roces producen lesiones inflamatorias que se van acumulando con el tiempo (enfermedades por sobre uso).

Uno de los más comunes y reconocidos es el síndrome del túnel carpiano en que se afectan los tendones que flexionan los dedos. En este síndrome el dolor aparece en la palma de la mano y se "duermen" los dedos pulgar, índice y medio por compresión del nervio mediano. El dolor suele agudizarse de noche (hora de la mayoría de conciertos, que casual).

Otro que puede ser problemático es el llamado “dedo en resorte”. Cuando la inflamación del tendón provoca un agrandamiento localizado del mismo, al pasar por la parte más estrecha, salta de golpe como un resorte.

También es de cuidarse el “Codo de tenista”. Este caso ocurre cuando se altera un músculo (segundo radial) que sirve para fijar la muñeca, para que los dedos puedan ejecutar. Es frecuente en los tenistas. Aparece un dolor en el codo y en el dorso de la muñeca.

Por último debemos alertarnos en casos de Distonía. Esta es una contracción brusca, involuntaria, que se produce en determinadas circunstancias, por ejemplo, al ejecutar la escala cromática o un arpegio, el dedo se levanta y perturba la ejecución. Es una enfermedad hereditaria que se desarrolla con la ejecución de la guitarra. Después de varios años de tocar.

Estos malestares son de cuidado y no deben pasarse por alto. Es importante entonces acudir a un médico si cualquiera de estos casos se presenta y recordar que la música está en nuestras manos también, son ellas quienes ejecutan nuestros instrumentos y a ellas les debemos una gran cantidad de alegrías, así que, CUÍDALAS.

Para más información acerca de estas enfermedades pueden chequear los otros artículos del Doctor Gómez en www.guitarraonline.com.ar.

http://www.musicnpop.com/