PELIGROS AMBIENTALES


Por: Ángela López

Especial para www.fortindelcaballero.com

Son grandes los peligros ambientales que amenazan nuestro planeta.  En  América latina uno de los mayores peligros es la destrucción de las selvas y la tala  de bosques que naturalmente crean la ruta de la madera hacia el interior, extendiendo la población que sustenta su hábitat en la selva, abriendo espacios para la agricultura, la ganadería  etc.  La concentración humana es tan grande que la tierra ya no tiene tiempo de reposar y recuperarse.

Los problemas de los demás ecosistemas han recibido menos atención, las praderas naturales y  las sabanas suramericanas, las pampas de Argentina, los llanos de Colombia y el cerrado brasileño han tenido una vida silvestre espectacular y de la cual gran parte ha desaparecido, no sólo por la reducción de los espacios en que se desarrollan los ecosistemas,  también,  el tráfico ilegal de criaturas silvestres y la gran demanda en el mercado negro, hacen parte de los problemas de conservación.
Colombia se ha posicionado dentro de las estadísticas mundiales como uno de los países mas biodiversos del mundo (junto con Brasil, México, Indonesia, Zaire, Madagascar y Perú),  ante la inmensa riqueza que representa la naturaleza diversa que  cubre el territorio colombiano, se ha creado un sistema  nacional de aéreas protegidas entre las que se encuentran: Áreas del sistema de Parques Nacionales Naturales (PNN), red de Reservas Naturales de la sociedad Civil (RNSC), sistemas de áreas protegidas de las Corporaciones Autónomas Regionales, sistemas de Áreas protegidas en algunos municipios,  sitios RAMSAR o humedales  de importancia internacional y reservas de la Biósfera.  Muchas de estas áreas protegidas en los últimos años, han tenido que enfrentar  otros peligros ambientales: Las fumigaciones con glifosato, la explotación no regulada de minerales y el cambio climático como consecuencia del calentamiento global.



Éste es el volcán nevado del Ruiz, zona centro del país. En los años 50, tenía 47 kilómetros de nieve; hoy sólo la cubre en los 10 kilómetros de su territorio.  
El calentamiento global, como principal elemento de preocupación dentro de lo que se ha dado en llamar “cambio climático”, estaría causado, sobre todo, por un incremento artificial del efecto invernadero. El principio sobre el que se funda el efecto invernadero es muy conocido. En nuestra atmósfera existen diversos tipos de gases que, en concentraciones muy diferentes y con capacidades muy dispares, son capaces de reflejar o “atrapar” el calor que nos llega del sol. Se trata de compuestos muy conocidos. He ahí el vapor de agua, el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4), óxidos de nitrógeno y halocarburos. La lógica nos dice que, si se aumenta la concentración atmosférica de estos compuestos, sobre todo de CO2 porque éste es el que en mayor cantidad es emitido a la atmósfera por actividades humanas, la temperatura de la atmósfera aumentará también porque esto facilitará una mayor captación y acumulación de calor procedente del sol, por lo tanto es indispensable desarrollar proyectos y actuar de manera responsable con el medio ambiente, adaptando nuestro sistema de vida a  actividades que beneficien o por lo menos mitiguen un poco los efectos nocivos en la atmósfera de nuestro planeta.

   

Mentes creativas han desarrollado sistemas de producción de combustibles limpios, programas de reforestación, páneles solares y cada vez más comunidades están tomando acciones positivas para adaptarse y reducir los daños al medio ambiente.



Según expertos y ambientalistas, más de diez años tardarían en recuperarse las aéreas de suelo  afectados por los incendios forestales. 

Retroceso de glaciales, sequias, inundaciones, incendios, granizos más intensos y más frecuentes, son parte de las nuevas circunstancias que requieren respuestas innovadoras y el cuidado de todos, ya que es importante no arrojar elementos que puedan originar incendios, usar racionalmente el agua, la energía eléctrica y todos los recursos, tanto renovables como no renovables,  no contaminar las fuentes hídricas y los espacios verdes, proteger la fauna, la flora y la vida humana es el mensaje que dejamos para todos nuestros lectores, todos somos parte de este hermoso organismo planetario y “si no actuamos ahora, el impacto del cambio climático será devastador”.