Los Andes Colombianos: MONTAÑAS DE LEYENDAS MÁGICAS


Por: Ángela López
 
El territorio continental colombiano está constituido por una topografía montañosa y llanuras bajas.

El sistema montañoso andino forma parte de la gran cordillera de los Andes, cadena que se origina en Argentina y termina en Venezuela.  En Colombia, la cadena montañosa de los Andes entra por el sur, sobre la frontera con Ecuador, a la altura del macizo de Huaca,  más conocido como el Nudo de los Pastos, donde se destacan volcanes como: Cumbal, Azufral y Galeras.

A partir del nudo de los Pastos, los Andes se dividen en dos, dando origen a las cordilleras Occidental y Central separadas por los ríos Guáitara y Patía.  Más al norte la Cordillera Central forma el Macizo Colombiano o Nudo de Almaguer, de gran extensión y alturas destacadas, como las del volcán de Sotará y los nevados de Coconucos.

En el Macizo Colombiano, llamado también “Estrella Orográfica Colombiana y Estrella Fluvial Colombiana”, la Cordillera Central se divide nuevamente, dando origen a la Cordillera Oriental, separadas entre si por fosas de hundimiento, por donde hacen sus recorridos los ríos Cauca y Magdalena.

La Cordillera Central cuenta con una longitud de 1000 Km y una superficie de 110.000 km2, con una altura promedio de 3000 metros sobre el nivel del mar, aunque presenta elevaciones superiores a los 5000 m. Es la más alta y volcánica de las cordilleras de Colombia,  pero también es la de menor longitud.
Sus maravillosas características morfológicas la hacen especial con sus grandes elevaciones, en especial sus hermosos volcanes, los numerosos páramos y nevados la llenan de colorida naturaleza mágica. Su fértil suelo hace que crezcan diferentes tipos de vegetación y cultivos gracias a los  diferentes pisos térmicos que la conforman, donde además habitan diversas especies entre las cuales hay varias en vía de extinción.

Haciendo parte de la importante Cordillera Central, encontramos una de las maravillas naturales de Colombia “el nevado del Tolima”, pertenece al sistema de Parque Nacional Natural de los nevados, es un volcán inactivo y es el tercer pico más alto del país, con 5616 metros sobre el nivel del mar.

Para muchos es uno de los más lindos de Colombia, el impactante paisaje maravilla los ojos de quienes hemos tenido el privilegio de verlo.  Cascadas, nacimientos de agua, exótica vegetación de páramo, son algunos de sus encantos, sumados al oído, la cueva, la laguna del encanto y Las nieves perpetuas.

Son varios los puntos de acceso a esta maravillosa región, ya sea por el departamento del Tolima o por el departamento del Quindío y sus recorridos son igualmente de paisaje deslumbrante.

La belleza del bosque de niebla, su magia y misterio con coloridas especies de multicolores aves, entre las cuales encontramos el águila y el gran cóndor de los andes. Una de las especies que lucha por mantenerse en estas cumbres huyendo entre el cielo y el hielo de la triste extinción que la amenaza sin compasión. 

En húmedos senderos perdidos, donde los antiguos Quindos sembraron sus tumbas con vestigios de una civilización de la cual sólo se observan las ruinas…narrando leyendas de estas bellas tribus indígenas. Territorios de nuestra herencia ancestral que han sido devastados sin piedad, donde aún se deslizan los pumas y  osos de anteojos que en mínima cantidad sobreviven en estos bosques que aunque supuestamente son protegidos por el estado, no son salvados de la mano asesina de cazadores que exterminan la herencia de la madre naturaleza, por eso es importante crear conciencia de la riqueza natural de nuestro bello país. 

Es nuestro deber proteger y conservar los recursos y especies que están en peligro para que en un futuro no sean una leyenda que contar.