UNA NOCHE CON LACRIMOSA


 

Por: Daniel Gutiérrez
Fotografía: Fernando Gómez González

 

Una fría noche Bogotana, a las afueras del teatro ECCI un puñado de fervientes seguidores aguardaba paciente y ordenadamente la entrada a uno de los conciertos más memorables de su vida. Con una excelente organización se dio el ingreso sin contratiempos, poco a poco la zona de V.I.P. se fue llenando, aunque en la zona denominada General aún se veían unos claros; un eco de algarabía se escuchó en la entrada, la banda había llegado, era cuestión de minutos, la espera valdría la pena.

 

“Ich bin der brennende Komet” Nos introdujo al mundo de Lacrimosa, a nuestras mentes llegaron el blanco y negro de sus carátulas, el nombre era coreado candorosamente por el público que estalló de emoción al escuchar la voz de Tilo Wolf, éxtasis total seguido por “ Schakal ” de su  álbum Inferno,  la tercera canción  “Alleine zu Zweit ” fue cantada y danzada, Tilo estaba complacido escuchando al público cantar en su lengua materna. El manejo escénico de Lacrimosa era impresionante, el manejo de las emociones a través de la pasión de sus músico incluyendo a la hermosa y talentosa  Anne Nurmi  quien  interpretó dos canciones durante la noche “Not Every Pain Hurts ” y “Apart” hermosa voz para el deleite de un público complacido.  Tilo Wolf con una gran virtuosidad y técnica arrancó exclamaciones de asombro al tocar el piano y el teclado en la canción “Feuerzug”.  “Der Morgen Danach” tuvo un giro importante de un Tilo entregado a una emoción tranquila a una explosión por parte del cantante ante la energía desbordada en su público.

 

 

Tiempo para una tanda de canciones importantes antecedidas por el discurso de Tilo sobre el amor, invitando a la posibilidad de cambiar el mundo a través de éste, así que “Verloren”, “Feuerzug”, “If the World Stood Still a Day”, “Rote Sinfonie”, “Weil Du Hilfe brauchst”, “Irgendein Arsch ist immer unterwegs” y finalmente “revolution”  fueron los temas con los que Lacrimosa adornó la noche mostrando su nuevo trabajo.

 

 

Con “Durch Nacht und Flut”, “Stolzes Herz”, “Feuer y Lichtgestalt”, salieron y volvieron a entrar para hacer parte del juego emocional que el excitado público grababa en sus memorias, al final se abrazaron los músicos para decidir complacer con “Copycat” a sus más acérrimos seguidores Anne Bailó y Tilo hondeó nuestra bandera, algo inolvidable, después la firma de autógrafos y el cierre de una elegante, emotiva y talentosa velada. Gracias Lacrimosa.