DÍA MOZARTIANO EN HJCK.COM


El 27 de enero el mundo de la música estará de fiesta: se celebra el nacimiento de uno de sus más brillantes creadores, Wolfgang Amadeus Mozart.

En Salzburgo, su ciudad, los Palacios, casas, iglesias y castillos se integran en una escenografía blanca y poderosa, una armonía, una sinfonía de belleza que el 27 del presente mes se hará más plausible cuando se inaugure oficialmente el Año Mozart con un concierto de la orquesta filarmónica de Viena en el Mozarteum.
Dentro de las obras que hemos escogido para este día figura la famosa Misa en do menor, K-427, de Mozart. La versión está a cargo de Christian Oelze y Jennifer Larmore, sopranos; Scout Weir, tenor; Meter Kooy, bajo; el Collegium Vocale, La Chapelle Royale y la Orquesta de los Campos Eliseos bajo la dirección de Philippe Herreweghe.

Será el primero de los más de 700 actos previstos. En ningún otro lugar del mundo va a ser posible escuchar tantas obras de Mozart en los mismos sitios donde fueron creadas.

Así, en calles, plazas públicas, salas de conciertos no cesará de escucharse la música del más dilecto hijo de Salzburgo. Toda su extensa creación, pues en su corta y productiva vida Mozart compuso 626 obras, la primera a la edad de 5 años, la última en su lecho de muerte. Un logro increíble, debido no tan solo a su aplicación, sino también a su capacidad de componer mientras se ocupaba de otras cosas, como por ejemplo mientras jugaba billar, una de sus grandes aficiones.

El 27 de enero en hjck.com trasmitiremos durante 24 horas música del genio de Salzburgo. Será un repertorio muy especial en el que ofreceremos una combinación de su obra: música de cámara, sinfonías, conciertos, arias de concierto, sonatas para piano, divertimentos y serenatas. Una programación para que este día los oyentes de hjck.com se impregnen aún más del espíritu mozartiano que se comienza a respirar, desde ya, en todo el mundo musical.

Dentro de las obras que hemos escogido para este día figura la famosa Misa en do menor, K427, de Mozart. La versión está a cargo de Christian Oelze y Jennifer Larmore, sopranos; Scout Weir, tenor; Meter Kooy, bajo; el Collegium Vocale, La Chapelle Royale y la Orquesta de los Campos Eliseos bajo la dirección de Philippe Herreweghe.

Es importante anotar que más de la cuarta parte de la producción de Mozart está dedicada a la voz, en distintos géneros y con diversos motivos; yendo desde lo más sagrado hasta la picardía popular.

Casi todas sus obras religiosas fueron escritas cuando estuvo al servicio del príncipe arzobispo de Salzburgo, entre los años 1765-1781.

Su música religiosa, en especial las misas, fue objeto de controversias y críticas negativas durante muchas décadas. Se la tachó de intrascendente, ligera, mundana, italianizante, teatral, y operística, más propia de un escenario que para el culto. En realidad esta música encajaba perfectamente con el theatrum sacrum, y sobretodo con su momento histórico, independientemente de las restricciones soportadas.

El estilo de esta música reúne el estilo severo -el contrapunto y el fugado- con el melodismo, la fluidez y expresividad de las escuelas italianas, especialmente la napolitana; y aún con los tiernos acentos populares y tradicionales austriacos. A pesar de los conflictos, Mozart expresó que la música religiosa era su género favorito.

promesa para poder desposar a Konstanze, pero quedó inacabada, aunque luego fue estrenada con extractos de otras misas.

En esta obra, Mozart logró un una perfecta síntesis de todos los estilos que dominaba.

Destaca también el empleo de coros a cinco y ocho voces. En 1785 el autor tomó esta obra y añadiéndole arias para soprano y tenor, creó el oratorio David Penitente K.469.