Últimas noticias

KORN, DEL OTRO LADO


Por: Tata González / tatagonzalez@musicnpop.com
Colaboración especial para El Fortín en Colombia.

El telón vuelve a subirse, esta vez para un show que no pierde lo “freak&funny”. Korn retoma la sátiras y le baja un poco a sus sonidos crudos, para subirle de tono a los coros pegajosos y afinaciones que van desde la más chillona hasta la más oscura en un ambiente de “fiesta y celebración”.
See You On the Other Side tiene algo de distinto en la historia de la banda de Jonathan Davis, David Silveria, Munky y Fieldy. Es manejable, digerible. Y es de cierta manera un álbum divertido, que todavía puede hablar de hipocresías y política.

Sin Head en las filas, la banda se las arregló para contratar un par de profesionales del sonido: Por un lado a Atticus Ross, colaborador incansable de Trent Reznor (Nine Inch Nails) y del otro a The Matriz, los mismos que están detrás de los sonidos pop de artistas como Avril Lavigne, sin descuidar su papel adulto en la producción de Liz Phair See You.

De su relación con Atticus Ross, se notan los registros industriales, marcados, ambientales, sin vincular la electrónica. De The Matriz han sacado ese bit “bailable” que se desarrolla a lo largo del trabajo. Sin perder la esencia le han sacado gusto a estas influencias en estudio. De The Matriz, el resultado es un primer sencillo “Twisted Transistor” que ya acapara la radio mundial, con animados riffs y particiones líricas que se ven en los cortes pop exitosos que los primeros saben producir. Este primer corte abre los 14 adicionales con una letra estimulante, en la que la soledad y el resto de lo que nos rodea, no vale nada, siendo la música la única que nos comprende.

Desde su Take a Look in the Mirror del 2003, Korn no se había reinventado; había estado repitiendo su fórmula, para parar justo ahora, en medio de un álbum producido por ellos mismos, con bastante cuerpo, un álbum lleno de sorpresas y con nuevas direcciones. Tras su grandes éxitos del 2004, se refrescaron y aterrizaron su intensidad.

Lanzado el pasado 6 de diciembre, See You on the Other Side es el primer álbum como cuarteto, tras la partida de Head, como también el primero para el sello Virgin. Es un agradecimiento a todo lo bueno que les ha sucedido con los sonidos fuertes del rap metal y con sus más de diez años de carrera.

Registros que van de la mano del industrial aparecen en cortes como “Politics” y “Coming Undone”, acompañando otros como “Liar” para los clásicos seguidores. Los cambios de tiempo en “Souvenir” se hacen interesantes y “Throw me Away” recuerda algo del Untouchables.

Korn aún se las arregla con las fuertes guitarras (esta vez más complacientes), los slappings de su bajo (más protagonistas que en el anterior trabajo) y sus baterías marcadas (aunque más simples), con un rumbo claro e inusualmente progresivo, abriendo el espacio para la creatividad y el orden y llegando a un punto alto de su representación musical, factor que poco obtuvo en los dos álbumes anteriores, que si bien tuvieron sencillos que figuraron, no quedaron registrados en la memoria general.

Jonathan Davis también celebra, con coros y estrofas más melódicos, entendibles y sin tanta furia. Es el caso de “Tearjerker”, el último corte, en el que suavemente busca compañía a través de una voz delicada, para algunos casi femenina. Munky lidia con la falta de Head para entenderse en las cuerdas; sin embargo sortea la pérdida con este trabajo que tiene mucho de experimental, no solo desde la parte sonora, sino a través de la imagen, evocando un arte de fantasía, de surrealismo, con cajas de sorpresas, magia y ensoñación.

No es de extrañarse que algunos han comparado la voz de Davis con la de Manson en cortes como “10 or a 2-way” (con algo de drum beats), que “Open Up” tenga cierto aire musical a los intros de Michael Jackson y que “Love Song” recuerde a The Fragile (NIN 99). Pero para notar esto, la tarea de escuchar es cuidadosa, sin afanes, para descubrir los nuevos elementos. Algunos fanáticos del comienzo, han dicho que la placa es buena pero no lo suficiente y que no congenian con la actitud de “estrella multimillonaria” de Davis, quien deja notarlo en sus letras en See You on the Other Side. Otros se han aventurado a devorársela sacando buenos resultados.

Al terminar el álbum, aún con pasajes de esa vieja escuela, se graban nuevos sonidos que sugieren un avance creativo, sonidos que prueban que Korn puede calificar para el siguiente paso. La banda una vez más, está del otro lado.