The Rasmus tocó para la familia en Chile


Parecía una fiesta familiar. Niños con sus padres moviendo las cabezas, adolescentes dando brincos y un coro colectivo en cada tema. The Rasmus, una de las bandas más reconocidas de Finlandia, no cabían en sí de alegría ante la extraña sorpresa: estar al otro lado del mundo con personas que conocían sus canciones. “Es bacán estar aquí”, dijo el vocalista Lauri Ylönen y las 2.500 personas presentes en el estadio Víctor Jara estallaron en aplausos por el inédito chilenismo.
La receta musical de los finlandeses es curiosa. Se visten como metaleros y su música parece tener instinto metalero. Pero, en el fondo, la banda practica un pop radial quinceañero. Y no lo esconden. Sonríen cuando reciben un oso de peluche, reparten besos a sus fans y el guitarrista mueve su cabello con la gracia típica del que está por salir a una fiesta.

Con un repertorio centrado en sus dos últimos discos, “Peep” (2004) y “Hide From The Sun” (2005), The Rasmus sabe que no cambiarán la historia del rock. Pero le dan en el gusto a sus seguidores. Aprietan el acelerador en sus canciones de metal ochentero como “In The Shadows” y “Guilty” y le otorgan intimidad romántica con baladas interpretadas en luz baja. Adolescencia pura.

Fuente:
http://www.lun.com/TiempoLibre/Musica