Ni un minuto de silencio


Ayer en un lugar de La Mancha a esta hora llegó Ramón Lage, vocalista de Avalanch, un grupo que a base de actitud y de conciertos salió de Asturias para conquistar el mundo rockero. Ayer le se impusieron al crudo sol de Villarrobledo (Albacete), localidad que acoge la 11 edición del Viña Rock, y donde 5.000 implicados melómanos acabaron regalando aplausos y gritos a los asturianos.
"Sí, podemos decirlo, estamos en nuestro mejor momento", afirma tras la ceremonia Alberto Rionda, ovetense y guitarrista de una formación, los Avalanch, que ya suman siete participaciones en el Viña. "Es que las giras y las carreteras nos están formando mucho", aclara Rionda, cuyo equipaje se ha paseado en el último año por el continente americano y parte de Europa.

Al otro lado del escenario se demuestra, una vez más, que un cuerpo sometido a 30 grados de sol y la presión de más de 60.000 asistentes, adquiere expresividades desconocidas. Algunos andan, otros saltan, y aquellos, directamente, dan volteretas. "Está siendo increíble", dice Sonia, que sabe que ha venido en furgoneta alquilada desde Oviedo pero no muy bien como volverá. "Es que pusimos música toda la noche y nos hemos quedado sin batería".

Entre la marea negra del rock se detectan fácilmente huellas asturianas. Estaban el viernes, en el concierto que firmaron los artesanos del metal WarCry, que gustó al respetable "aunque se oía más a la gente repitiendo las letras que al cantante", lamenta Roberto, joven madrileño que se ha desplazado "por WarCry y Avalanch, así que lo mismo tenía que irme a Asturias a vivir". Cerrará la comitiva astur hoy un tal Melendi, al que flanquearán en otros escenarios Ramoncín y Baron Rojo, porque de todo hay en la Viña del rock.

Fuente: http://www.lavozdeasturias.com