Últimas noticias

300. Aventuras históricas de corte épico


300 es la recreación de un suceso histórico que ha pasado a la leyenda como prototipo del acto heróico. En el 489 a.C., apenas tres centenares de soldados espartanos, acaudillados por el rey Leónidas, frenaron el avance de decenas de miles de tropas persas bajo el mando del Emperador Jerjes, el monarca más poderoso del planeta. Para conseguirlo, los espartanos entregaron sus vidas en la defensa del estrecho paso de las Termópilas, donde la superioridad numérica persa quedaba reducida a su mínima expresión, pero con ello consiguieron una ventaja estratégica para el ejército griego que facilitaría la posterior derrota de los persas, preservando así la civilización occidental de los bárbaros asiáticos. Sobre el cómic

Leónidas con sus soldados en formación
de combate, en una viñeta del cómic.
Frank Miller tenía la Batalla de las Termópilas grabada a sangre y fuego desde que en su infancia vió la película El León de Esparta (The 300 Spartans, 1962), que fue una de sus grandes influencias de la infancia, por lo que cuando se consideró capacitado para ello, dedició dar su propia interpretación de aquel hecho. Así, Miller haría en el cómic algo equiparable a lo que el director Ridley Scott hizo poco después con la película Gladiator (2000): una obra que retomaba un género totalmente abandonado en Estados Unidos (el histórico), y lo hacía a lo grande, de la mano de un autor ya plenamente consgrado, y con excelentes resultados. Siguiendo la analogía, y como pasó con Gladiator, la industria saludó la osadía con una salva de premios; en los Premios Eisner de 1999, 300 arrasó con tres de los premios más importantes: Mejor Serie Limitada, Mejor Guionista/Dibujante y Mejor Color. Es decir, algo así como si hubiera ganado el Óscar a la Mejor Película, el Mejor Director y la Mejor Fotografía. En españa, se llevó el Premio a la Mejor Obra Extranjera en el Salón del Cómic de Barcelona de 1999.
Publicada en EEUU por Dark Horse como miniserie de 5 comic-books entre mayo y octubre de 1998, Miller concibió cada doble página como si fuera una sola plancha. Su posterior recopilación en libro de tapa dura (formato elegido directamente para su publicación en Europa) convierte esas dobles páginas en páginas únicas en formato apaisado, por lo que ya desde su misma presentación física, 300 es un cómic atípico.


Una escuadra de mensajeros persas llega a Esparta a caballo, antes de que estalle la guerra, pero son muy bien recibidos.
Si bien 300 ha suscitado críticas de falta de rigor histórico en algunos pasajes (la indumentaria del emperador Jerjes o en algunos de los diálogos de los espartanos, que parecen apuntar que la democracia ateniense se instauró después del regimen totalitarista espartano, cuando fue al revés) o de arrastar algunas de las muletillas de su Sin City (algunos diálogos muy "macarras" o escasez de fondos para ambientar al obra), tampoco deja de ser per ello menos cierto que a pesar de ello, los aciertos de la obra no son pocos, y ya está considerada por muchos como una de las Obras Maestras de Frank Miller, uno de los mayores autores de la historia mundial del cómic, lo que no deja de ser una garantía.

300: La película


Segundo trailer de 300
(con subtítulos en español)

El 9 de marzo de 2007 se estrenó en cines de EEUU 300, la película que adapta el cómic de Frank Miller, y que de momento está levantando espectativas bastante positivas con los dos trailers que se han hecho públicos. En internet ya se pueden ver varias comparaciones de viñetas del cómic con fotogramas del trailer, en las que se puede apreciar el grado de fidelidad (salvando las distancias entre ambos medios, claro) que promete el largometraje.
El film está dirigido por Zack Snyder, en la que será su segunda película tras El amanecer de los muertos (2004). Curiosamente, el siguiente trabajo del director, si nada se tuerce, será también otra película basada en un cómic, y no en cualquiera, sino en una obra considerada universalmente como una obra maestra de su época, el Watchmen de Alan Moore (guionista creador también de la excelente V de Vendetta) y Dave Gibbons, y que resulta de adaptación a la gran pantalla especialmente compleja. El reparto está encabezado en el papel de Leónidas por Gerard Butler, cuyos trabajos recientes que sonarán más a los lectores de a pie son los de Fantasma en la versión musical de El fantasma de la ópera de Joel Schumacher (2004), y el de ex-novio compañero de aventuras de Angelina Jolie en Lara Croft Tomb Raider: La cuna de la vida (2003).

La palabra de la crítica

Las cuatro primeras páginas del cómic. El monolítico ejercito de 300 espartanos avanza en una secuencia casi muda que nos pone en situación.

"Frank Miller ha vuelto. Así es como Dark Horse anunció el lanzamiento de 300, una serie de enigmático título que se esperaba como el último salto mortal del maestro de acrobacias sin red, el artista más osado de la carpa. Por supuesto, Miller no se había ido a ninguna parte. Su producción durante los 90 había sido tan continuada como durante los 80, cuando alcanzó la cumbre. Pero años de Sin City han provocado de que su público se divida entre seguidores incondicionales y antiguos lectores desinteresados por las correrías del último tipo duro y la última chica mona (y peligrosa) de la Ciudad del Pecado. Los primeros reciben jubilisos y fieles su ración de género negro anual. Los segundos tienen la sensación de que Miller ya ha dicho todo lo que tenía que decir y que su discurso es repetitivo y desfasado. La aparición de 300 merecía un toque de atención, y devolvió al autor parte de la visibilidad perdida. Miller abandona los callejones de Sin City para explorar nuevos territorios. Y qué territorios. Nada menos que un tebeo de romanos (sí, vale, de griegos, pero ya nos entendemos: el el fondo, ¡un peplum!).
El resultado ha sido una miniserie sorprendente, provocativa y polémica. Miller recupera el color -es decir, recupera la colaboración de Lynn Varley- y vuelve a juguetear con nuevas técnicas narrativas, sacándose una vez más trucos inesperados de la chistera, especialmente en la arriesgadísima composición de página y en el discurso colectivo de los espartanos (no un conjunto de inidividuos, sino un "nosotros" monolítico). También se han reavivado viejas controversias políticas en torno a Miller: acusaciones de homofobia -debatidas intensa y apasionadamente en la página de correo de la edición USA de Sin City: ida y vuelto al infierno, su siguiente obra tras 300-, discusiones sobre el rigor histórico de los datos, sobre el maniqueismo de la obra... Escándalo, vida, pasión, admiración. Todas las señales que indican que el Gran Miller, efectivamente, vuelve a estar entre nosotros."
-- Trajano Bermúdez, en Volumen Uno #8 (noviembre 1999)


Viñeta en la que Leónidas se encuentra cara a cara con Jerjes, emperador de los persas.

"[300] está llena de hallazgos de guión y narrativos, visualmente es una maravilla, emociona a ratos. Pero también es muy irregular, poer que Miller es capaz de lo peor, como ese discurso final de Leónidas sobre una nueva era de razón y justicia, tan panfletario e impropio del autor, tan contradictorio con el papel de caudillo militar de Leónidas que no se lo cree ni él; pero también es capaz de lo mejor, como ese plano subjetivo desde el interior del yelmo de Leónidas, digno del mismísimo Eisner; o esa reflexión que Leónidas piensa sobre sus soldados, diciendo tanto con tan pocas palabras, una frase aparentemente simple pero aterradora en su existencialismo: "Preparados para morir. Creen que saben lo que eso significa." Entonces: el mejor Miller sí "ha vuelto", al menos en parte. Estamos de enhorabuena."
-- Pepo Pérez, en U #18 (diciembre 1999)

"Una obra muy recomendable (y no solo para los amantes del cómic), y uno de los mejores libros que he tenido el placer de leer últimamente."
-- Antonio Rivas, El Archivo de Nessus

"Una preciosa obra basada en la Batalla de las Termopilas entre Espartanos y Persas, narrando cómo 300 valientes soldados se enfrentan en una misión suicida a todo el ejército del temible rey Persa. Narración directa, inolvidable, composición de páginas muy cuidada y edición de lujo... Combina el grafismo que ya experimentó en Sin City con el lógico uso del color que aporta Lynn Varley en un excepcional trabajo. No os lo perdáis."